Imagen del partido entre el Andratx y el Sant Josep. | Laura Becerra

0

La confección de las diferentes competiciones nacionales de baloncesto vive este viernes un día decisivo. La finalización del plazo de inscripciones antes las respectivas federaciones territoriales permitirá despejar dudas y confirmar a los diferentes proyectos en liza, que en el caso de Mallorca deja como nota más significativa de este proceso la renuncia del Esporles a la Liga EBA, categoría que logró tras proclamarse campeón de la fase de ascenso en Inca.

El club que preside quien a la vez es entrenador de su primer equipo, el técnico Eloy Doce, ha llegado a un acuerdo con el Andratx para que el club del Ponent ocupe su lugar y plaza en la Liga EBA, a la que retornan tras firmar incluso temporadas atrás un ascenso a LEB Plata al que también tuvieron que renunciar. La idea del Andratx es competir en EBA, manteniendo una relación de vinculación con el CTEIB, buscando dar salida a los jóvenes jugadores isleños del Centre de Tecnificació.

De la misma manera, el Andratx ha solicitado también plaza para volver a competir en la Liga Femenina 2, categoría que pasa a ser la tercera del escalafón de las competiciones FEB -se crea la Liga Challenge como segunda competición tras la Liga Endesa Femenina- y en la que compitieron el pasado curso, descendiendo de nuevo a la Lliga Palmer Alma Mediterránea.

Pese a ello, el Andratx quiere volver a jugar en Liga Femenina 2, aunque deberá esperar a posibles renuncias para tener opción a competir, toda vez que no posee derechos deportivos. En esa misma competición ya oficializaron su inscripción el Clínica Áureo Sant Josep y el recién ascendido Fundación Asnimo.

Igualmente, el Bahía San Agustín formalizó ante la Federació de Bàsquet de les Illes Balears la inscripción de sus equipos de LEB Oro y EBA, de la misma manera que el Llucmajor, Es Castell y Sant Antoni (EBA).