Imagen del entrenamiento de la selección española en Las Rozas. | Rodrigo Jiménez

2

Nadie ha dado tantos pases, con 911 completos, y nada más Italia ha propuesto tantos remates, 27, en esta Eurocopa como la selección española en su duelo ante Suiza, aunque, entre esos datos y la euforia de una victoria agónica, despertó dudas que creía solucionadas mientras asoma ya Italia.

En su presión, menos afinada; en su ataque, sin tanta efectividad como demostró en sus dos compromisos más recientes, pero también sin tanto desborde, verticalidad e imaginación como se destapó ante Croacia y en su defensa, con el error del 1-1 como exponente indiscutible. Ni siquiera lo oculta la cantidad de pases que entregó, 911, muy por encima de la media del torneo (435,04), según las estadísticas oficiales de la UEFA. También son 140 más de la media de la propia España (771,2).

No le bastó, porque España no fue ni tan resolutiva en los metros finales ni tan rápida en la transición, con la influencia indudable que también tiene un contrincante como Suiza, que recuperó 59 balones, que ganó 21 duelos, que bloqueó nueve lanzamientos de España y que hizo 22 despejes para contener la propuesta española.

ATAQUE

Tres tiros en el primer tiempo, 7 en el segundo y 17 en la prórroga

España sólo se sintió superior a raíz de la expulsión de Freuler, cuando sí creó oportunidades y perdonó el 2-1. Ahí disparó su cifra hasta los 27 tiros, pero hay un matiz concluyente: al primer tiempo corresponden tres -sólo uno entre los tres palos-, al segundo siete -nada más uno al marco- y a la prórroga 17, ocho con exigencias para Sommer. Tanta cantidad de remates, diez dirección a la portería -con la misma cifra marcó cinco goles a Croacia y con uno menos le marcó cinco a Eslovaquia-, rememoró el pulso que ya parecía ganado de España frente a la eficacia en ataque. ‘La Roja’ sólo se hizo acreedora de la victoria en la prórroga, ya con uno más, cuando creó una cantidad cercana a su media de 19 remates.

DEFENSA

Noticias relacionadas

Cada dos remates que recibe ‘La Roja’ se traducen en gol en contra

De los diez disparos que han hecho sus rivales en la Eurocopa (2 de Polonia, 6 de Croacia y 2 de Suiza), ha encajado una cantidad relevante de tantos: cinco. Es decir, cada dos remates en contra recibe un gol, directamente relacionado (o no) con los vaivenes que exhibe su zaga. En las dos combinaciones diferentes del técnico (Laporte-Pau Torres y Eric García-Laporte), ninguna de ellas ha consolidado la seguridad que pretende España, sobre todo porque, aunque la llegan poco, siempre surge alguna circunstancia o fallo que despierta una señal de fragilidad. La salida de pelota es fundamental para Luis Enrique en su zaga, que primero apostó por los dos centrales zurdos, con Laporte por el perfil derecho, donde se desenvuelve visiblemente peor y luego trasladó a Laporte a la izquierda y alineó a Eric García en la derecha, al que sustituyó por un nervioso Pau Torres ante Suiza. Tampoco fue tan fiable España en la presión alta, el mecanismo que más agranda a un equipo con tanto sello de Luis Enrique. Porque su presión también puede ser origen de desequilibrio que deriva en una amenaza.

PENALTIS

Intensa preparación en el campo y trabajo estadístico y psicológico

Todo derivó en la tanda de penaltis. «Es falso que sea una lotería», advierte Luis Enrique, cuyo equipo no ha parado de practicar tal destreza desde el inicio de la concentración. España había fallado sus últimas cinco penas máximas antes de la tanda. «Viví la tanda de penaltis muy tranquilo. Una vez que los jugadores han decidido quién los tiraba y la confianza que teníamos en Unai, solo era aceptar que lo que tuviese que ser que fuera», insistió el técnico. Fallaron Busquets y Rodri y surgió Unai Simón. Los números no lo describen como un especialista (uno parado de seis esta campaña en la Liga con el Athletic Club), aunque se reveló como tal con la selección, con mucho trabajo detrás, con un estudio exhaustivo. «El entrenador de porteros lo prepara, todos lo hacemos, los porteros analizamos a los jugadores y había visto los penaltis recopilados. Sabía por donde tiraban y los lados que tenían tendencia», expresó el guardameta. «Me sirvió para ir convencido a un lado», explicó. También hay insistencia con los lanzadores en los entrenamientos. Y psicología para abordar situaciones tan estresantes. «Les transmití que se relajaran, pensaran en lo que les había dicho el psicólogo y que disfrutarán del momento, aunque fuese de máxima tensión», explicó Lucho.

SEMIFINALES

Muchas cuentas pendientes entre dos enemigos íntimos

Ya aguarda Italia, la única que lo ha ganado todo. Ha marcado un gol menos que España, 11 a 12, pero también ha recibido tres menos. Italia, a la vez, es la que más disparos ha hecho en toda la Eurocopa, con 101, seis más que la selección. Cada 2,3 remates entre los tres palos marca gol el equipo de Mancini, que despierta desde cualquier perspectiva la sensación de revancha de Italia a España y viceversa, dependiendo del instante que se mire en el recorrido de enfrentamientos recientes entre ambos. Su último duelo en la Eurocopa eliminó a España, en Francia 2016, en octavos de final (2-0). Era la vigente -y doble- campeona del continente porque cuatro años antes había sido la vencedora en la cita de Ucrania y Polonia 2012 con una victoria incontestable en la final frente a Italia, a la que doblegó por 4-0 en Kiev, y porque ocho antes la había eliminado en cuartos de final, con Iker Casillas al frente del día que España terminó de golpe con la frustración de los cuartos de final.