El futuro del crac argentino sigue en el aire al término de su relación contractual. | Efe

6

El astro argentino Lionel Messi ha quedado desligado oficialmente del FC Barcelona este jueves, día en el cual ha terminado la relación contractual que hasta ahora unía al mejor jugador del mundo con el club culé, que por su parte espera cerrar, en los próximos días, la continuidad del delantero.

Aunque Messi ha quedado desvinculado oficialmente del Barcelona a partir de la pasada medianoche, en el club no están preocupados por la efeméride, pues según aseguran fuentes de la entidad catalana, la voluntad de ambas partes es firmar «lo antes posible» el nuevo contrato.

El problema reside en la complejidad de una operación que, tal como avanzó Catalunya Ràdio, garantizaría la continuidad de Messi como capitán del Barça las dos próximas temporadas. En una entrevista en Onda Cero, en la jornada de despedida de la emisora de José Ramón de la Morena, el presidente barcelonista Joan Laporta indicó que los principales obstáculos son «un tema de fair play financiero».

En primer lugar, debe resolverse la forma de pago y la fiscalidad de las cantidades que ha de cobrar el astro argentino, y a continuación, encajar el nuevo contrato en los criterios de fair play financiero que exige LaLiga.

Y es que el club debe reducir de forma drástica la masa salarial de la primer plantilla azulgrana, que actualmente representa el 110% de los ingresos de la entidad, mermados por el covid y la mala gestión de la junta anterior, y que no debería superar el 60% de la facturación.

Laporta ya avanzó su deseo de regalar a la afición culé el anuncio de la renovación de Messi el pasado 24 de junio, Día de Sant Joan -su santo- y del 34 cumpleaños del jugador. Y sino, le hubiera gustado anunciarlo este pasado martes, 29 de junio, coincidiendo con su 59 cumpleaños. Sin embargo, la noticia de la continuidad de Leo Messi tendrá que esperar algunos días más.

En cualquier caso, y aunque Leo ya no es oficialmente jugador del Barça, el club seguirá vinculando su imagen corporativa a la figura del '10'.

De esto modo, la camiseta de Messi se seguirá vendiendo en las tiendas oficiales del FC Barcelona, y la web y el resto de medios del club continuarán cubriendo la actualidad del internacional argentino como si todavía fuera un jugador más de la primera plantilla. No obstante, el club no podrá mostrar la nueva equipación para la temporada 2021-2022 con la cara de la que hasta ayer era su máxima estrella.

Muchos analistas deportivos coinciden en señalar que el camino de Leo Messi quedará más claro cuando llegue a su fin la Copa América, competición continental en la cual el capitán de la albiceleste está cuajando una buena actuación, con tres tantos hasta el momento.