Mas reconoce que se encuentra «mejor» que en 2020, por lo que el objetivo en la gran ronda gale sube un peldaño más. | Redacción Deportes

2

A pocas horas para el arranque del que será su tercer Tour de Francia, el ciclista mallorquín Enric Mas celebra la renovación del patrocinio por parte de Telefónica hacia el Movistar Team, que alargan su relación hasta 2023 y eso «da seguridad y tranquilidad a la hora de entrenar y trabajar», algo que el corredor de Artà agradece «por la implicación de un espónsor así». Y esa buena noticia le permite encarar con mayor ilusión y ambición la ronda gala, en la defenderá e intentará mejorar el quinto puesto logrado en 2020, junto a la general por equipos.

Relajado, confiado y «con los deberes hechos», Enric Mas comparece en la línea de salida de Brest con galones de jefe de filas que compartirá con el colombiano Miguel Ángel López y escoltado por los otros dos pesos pesados del bloque, Alejandro Valverde y Marc Soler. Y por su mánager de la estructura, un Eusebio Unzué que contempla el podio como «un objetivo posible» y observa al balear «en buen estado, con todo el trabajo bien hecho y enfocado de cara a sus grandes objetivos».

Mas reconoce que se encuentra «mejor» que en 2020, recordando que el pasado año venían «de unos meses difíciles, sin poder entrenar. Pero esta vez hemos hecho los deberes y estamos mejor. Lo mínimo que le planteo es lograr el mismo resultado (quinto), pero miramos para arriba, y eso es el podio».

Igualmente, el ciclista de Artà, de 26 años, reconoce que en su anterior participación «no teníamos el ritmo para estar delante, pero este año sí y seremos más agresivos, como era yo antes de 2020», comentaba al corredore de referencia del Movistar Team.

Reitera sus objetivos e ilusiones Enric de cara al Tour 2021, en el que «la forma, las ganas y las ambiciones son diferentes, vamos a ser más ambiciosos y a correr con más agresividad, pensando que podemos estar arriba en París», asevera el balear, quien confiesa que sus sensaciones «son muy buenas», al llegar «con todo el trabajo hecho».

Y a la hora de señalar días claves e importantes para el devenir de la ronda gala y la general, recuerda el peso «de las contrarrelojes y la montaña. Pero en las primeras etapas puede pasar de todo, incluso los días de descanso son importantes para entrenar y descansar bien», comenta Enric Mas, relajado en el hotel de concentración del Movistar Team en el encuentro con los medios previo al Tour 2021.

Para el de Artà, ser líder del Movistar Team «es un plus», pero tener a dos referentes como él y Miguel Ángel López «lo es más todavía, pues nos ayudaremos y animaremos cuando la carrera lo requiera».

Destaca Mas su trabajo de cara a la crono, con una primera prueba el quinto día de Tour. «Tengo ganas de que lleguen las cronos para dar lo mejor de mí. He entrenado mucho en la bici de contrarreloj, aunque en carrera no nos ha acompañado la suerte, pero podemos hacerlo bien esta vez», prosigue el ciclista isleño, uno de los claros candidatos al podio en los Campos Elíseos tras ser quinto en 2020.

Sobre el trazado en general del Tour, remarca que no hay tantos finales en alto y considera clave para el desarrollo de la carrera «la velocidad del pelotón. Será un factor que tendremos que controlar. Eso marcará la diferencia, y por eso las cronos serán importantes, para mantener los tiempos que se ganen en la montaña».

De cara a la estrategia de carrera, Mas desgrana que «cada día, todos los equipos tendrán sus objetivos y tomarán la cabeza para controlar la etapa». Y remarca que al Movistar "nos tocará coger el mando del pelotón para intentar conseguir victorias de etapa e intentar batir a todos».

A la hora de hablar de favoritos, el esloveno Tadej Pogacar (UAE Emirates), ganador el pasado año, ocupa un lugar especial en los pronósticos, y «aunque en tres semanas puede pasar de todo, es un súper clase. Pero hay muchos corredores a batir. Veremos cómo empiezan todos, aunque tendremos que centrarnos en bastantes rivales. Todos los que vienen a ganar serán duros de batir», añade Enric. Y sobre lo eslovenos -Pogacar y Roglic-, afirma que «en cualquier etapa se les pueden buscar las cosquillas».

Descarta Enric que le haya faltado ambición a lo largo de la temporada, y recuerda que tras la caída en el Gran Premio Miguel Indurain, «antes del País Vasco, me bloqueé. Era mi primer pico de forma... Pero después, fuí a Valencia y gané una etapa. Ahora, la cosa es diferente», explicaba.