La edición 108 del Tour de Francia que se lanza este sábado de Brest, en Finisterre.

0

Con el recuerdo del duelo esloveno de 2020 que consagró a Tadej Pogacar y frustró a Primoz Roglic en la ultima crono, la edición 108 del Tour de Francia que se lanza este sábado de Brest, en Finisterre, espera un duelo con aroma a revancha entre los mismos protagonistas.

En las apuestas ondea en lo más alto la bandera eslovena, aunque tanto Pogacar como Roglic rechazan la idea de que este Tour sea cosa de dos. El Ineos, con las bazas de Richard Carapaz y Geraint Thomas, van a entrar al debate. Ambos optan a la cima del podio en París, donde finalizará la carrera al atardecer del 18 de julio.

En un evento de pronóstico perfilado, el ciclismo español acude con la baza por el podio del artanenc Enric Mas, quinto el año pasado y colíder junto a «Supermán» López, que fue sexto, en un Movistar que se expresará con Alejandro Valverde, listo para sorprender en las etapas bretonas.

Cumbre

La cita cumbre del ciclismo por etapas se presenta con un menú clásico: 21 etapas, dos contrarreloj que completan 58 kilómetros, una de ellas el penúltima día, tres metas en alto, una doble ascensión al Mont Ventoux y dos jornadas en Pirineos que serán claves.

Tadej Pogacar (UAE Emirates), de 22 años, llega encantado por el hecho de defender el título. Cero presión, al contrario, el esloveno marca el territorio lejos de agobiarse por estar en el centro del foco.

La estrella de Klanec sabe que encontrará a un Roglic enrabietado, con cuentas pendientes. Primoz Roglic, doble ganador de la Vuelta no tiene una espinita clavada desde la tarde negra de la Planche des Belles Filles, tiene una estaca que quiere sacarse este año.

El exsaltador de esquí se lució en la Itzulia, se fogueó en las Ardenas y se refugió en las alturas para preparar el Tour. Baja de las cumbres para cazar la presa pendiente, y para ello se rodeará de Sepp Kuss, Wout van Aert y Steven Kruijswijk.

Potencial

Si un equipo está llamado al control del Tour, ese es el Ineos. Su potencial es enorme, con Carapaz y Tao Geoghegan, ganadores del Giro 2019 y 2020 y el galés Thomas, amarillo en el Tour 2018. El equipo anuncia nueva filosofía en carrera. El ataque será la mejor defensa.

El segundo escalón de candidatos acoge a la representación española, con Enric Mas y Valverde. La empresa no será fácil por un objetivo al que aspiran muchos corredores, como Simon Yates, Rigoberto Uran y Nairo Quintana.

Será curioso ver en acción a Chris Froome (Israel Start Up), todo un cuádruple ganador del Tour dispuesto a llevar los bidones del líder de su equipo, Michael Woods, aspirante a un buen puesto, como otros corredores como Pello Bilbao, Jakob Fuglsang y Esteban Chaves.

El recorrido ofrece caramelos a los esprinters y aventureros. Ewan, Sagan, Démare, Merlier, Kristoff, Matthews y Cavendish, que vuelve tras 3 años de ausencia, se disputarán el maillot verde.

Darán lustre a la carrera y serán protagonistas en la etapa menos pensada Mathieu Van der Poel y su rival del ciclocrós, y ahora en las clásicas en ruta Wout Van Aert.

El Tour se decidirá en los Pirineos, con dos llegadas en alto, y en la crono de la víspera de París, con el antecedente del asalto de Pogacar al maillot amarillo en la contrarreloj de Lure, de infausto recuerdo para Roglic.