Los integrantes del DiscaEsports. | Pilar Pellicer

0

El deporte adaptado y sus practicantes han demostrado una enorme capacidad para amoldarse a las circunstancias y adoptar cualquier reglamento o estilo. Y entidades como DiscaEsports son un punto de referencia que, además de potenciar su sólida sección de baloncesto en silla de ruedas, ha abierto una nueva puerta a una especialidad que busca hacerse con su espacio. El rugby adaptado es la apuesta que ha encarado el único club de Balears que practica este deporte.

De la mano del técnico Sergio Torres, se dan los primeros pasos junto a un reducido grupo de trabajo que espera poder ampliar con el paso del tiempo y a medida que la difusión de esta actividad se consolide.

Modalidad paralímpica desde Sydney 2000, el rugby adaptado se juega en enfrentamientos entre equipos de cuatro integrantes cada uno, y con una silla especial y posesiones que no pueden pasar de los diez segundos por jugador, y de 40 en total para llegar a la zona rival e intentar anotar.

Gracias a la colaboración del Ajuntament de Calvià, DiscaEsports cuenta con una de esas sillas específicas para el rugby, aunque el grueso de los deportistas se ejercita con las sillas de baloncesto. El control de las mismas es clave para desenvolverse sobre el terreno de juego, y es una base necesaria para los jugadores. El trabajo con balón, la táctica y el uno contra uno son otros de los aspectos que se trabajan en la única sesión semanal que este grupo realiza en las pistas exteriores del CTEIB.

Planes

«El objetivo es difundir este deporte y poder crear en un tiempo un equipo para competir a nivel nacional», explica Sergio Torres, responsable técnico de este grupo de rugby adaptado. «Somos entre 5 y 6 normalmente, y poco a poco vendrá más gente. Pero lo bueno es que somos un grupo joven en su mayor parte, y esa es una buena base de futuro para este proyecto», añade.

El entrenador del DiscaEsports, Sergio Torres, es terapeuta ocupacional, técnico superior en Actividades Físico-Deportivas y, a la vez, entrenó esta temporada a un equipo de fútbol base del Pla de Na Tesa y jugó en categoría Regional con el Collerense. Pero en esta iniciativa y con este grupo ha encontrado una motivación extra. «Las ganas que tienen de aprender, hacer deporte y disfrutar nos sirven de ejemplo a todos», asegura el preparador.