El director general del Palma Futsal, José Tirado, cree que el apoyo de la afición en Son Moix tiene que jugar un papel fundamental el sábado para igualar la serie final por el título ante el Barcelona. El club destila optimismo de cara al partido. | Jaume Morey

0

Mientras tramita burocracia para participar en la próxima Champions, el director general del Palma Futsal, José Tirado, no desvía la atención de los días más importantes de la historia del club. La derrota (4-2) en el primer duelo de la serie ante el Barcelona ha supuesto un revés, pero en ningún caso ha minado la confianza en ganar el sábado y decidir la liga en el Palau Blaugrana. «El Palma ha demostrado que se crece en los partidos importantes en casa y también ha quedado patente que Son Moix juega estos partidos. Se ha demostrado en las dos eliminatorias previas que la afición tiene un papel fundamental y tiene que volver a ayudarnos cuando vengan momentos de dificultad en el segundo partido. Fuimos capaces de competir de tú a tú en un ambiente complicado en el Palau y estoy convencido de que el equipo volverá a rendir al maximo nivel. Tenemos fe», asegura Tirado, que cree que igualar la serie podría suponer un punto de inflexión. «Si ganamos las dudas serán para ellos y nosotros seguiremos con la máxima ilusión. Ya los hemos llevado en otra ocasión al tercer partido y vamos a por ello», añade.

Tirado insiste en la oportunidad histórica que supone pelear por conquistar «la mejor liga del mundo» y también subraya el hito que representa haber sacado el billete a la máxima competición continental. Cree que jugar la Champions «es un antes y un después para el club», pero, fiel a su libro de estilo, quiere más. «Tenemos la Champions y la vamos a disfrutar. Nos hemos ganado el derecho a soñar con la participación en Europa la próxima temporada, pero hoy es hoy y tenemos que ir con toda la fuerza del mundo. Aunque parezca complicado, somos capaces y queremos ganar la liga», afirma. El papel del sexto hombre del Palma Futsal se presume determinante para insuflar oxígeno a los hombres de Vadillo en un tramo del curso en el que todos ya circulan con el depósito en reserva. La fatiga fue uno de los hándicaps para tratar de poner en más aprietos al Barça en el tramo final del primer encuentro y el director general de la entidad cree que la afición es la que puede empujar a los jugadores «a dar uno o dos puntos más».

«El primer partido dejó claro que estamos muy igualados. Al final el tercer gol nos hizo daño, pero tuvimos nuestras oportunidades que no aprovechamos. Creo que las dos eliminatorias que hemos jugado en 15 días se ha notado en el aspecto físico, pero ahí es donde la gente también ejerce su influencia», insiste Tirado, que considera que a estas alturas del curso la profundidad de la plantilla se está resintiendo por las salidas de    Vilela y Raúl Campos.

Recuerdo

El otro gran aliado del Palma Futsal no estará en Son Moix, pero está muy presente en el día a día del equipo y del club. La oportunidad histórica de pelear por la liga no se entiende sin la influencia del fundador y presidente de la entidad, el malogrado Miquel Jaume. «Miquel (Jaume) trabajó e invirtió mucho para llegar a momentos como este. Es una pena que no lo pueda disfrutar, pero sigue estando aquí y se le ha echado en falta. No está físicamente, pero sí en el corazón de todos y seguro que desde allí arriba también nos ayuda», dice. Toda la ayuda extra es imprescindible teniendo en cuenta el potencial del Barça, que busca cerrar por la vía rápida un curso brillante. El conjunto azulgrana encara el momento de la verdad con todas sus estrellas en plenitud de facultades, lo que eleva la exigencia del desafío para los de verde pistacho. «Ferrao gana más que toda nuestra plantilla, pero no miramos presupuestos y lo vamos a intentar con nuestras armas», concluye Tirado.