Los aficionados bermellones se han dado cita en las aledaños del estadio de Son Moix para recibir al autocar del equipo de Javier Aguirre. | Emilio Queirolo

3

La afición del Real Mallorca se ha volcado este sábado para intentar marcar el primer gol en el trascendental partido ante el Granada. Los aficionados bermellones se han dado cita en las aledaños del estadio de Son Moix para recibir al autocar del equipo de Javier Aguirre, que desde el primer momento ha comenzado a sentir el calor de los suyos de cara a un encuentro que puede marcar el devenir de la carrera por la permanencia en Primera División en un duelo directo de alto voltaje.

Noticias relacionadas

Miles de hinchas del Real Mallorca han teñido de rojo la entrada del Camí dels Reis poniendo la banda sonora al mediodía con los habituales cánticos de una grada que presentará el ambiente de las grandes ocasiones. Humo, aplausos, bufandas, Diomonió... la llegada del autocar de los futbolistas ha hecho recordar a muchos de los presentes la espectacular bienvenida que se brindó al equipo en el partido de vuelta por el ascenso a Primera División ante el Deportivo de la Coruña.

Espectacular recibimiento por la salvación

Desde hace días se habían agotada las entradas y la respuesta a los llamamientos tanto del propio club como de la Unió de Penyes o Moviment Mallorquinista ha provocado que los seguidores ofrecieran una respuesta a la altura del choque. El jugador número doce ha cumplido con su parte y será un apoyo fundamental para la escuadra isleña en los momentos de dificultad que pueden presentarse a lo largo de los 90 minutos. Y es que la victoria supondría un paso casi definitivo hacia el objetivo de la permanencia.