Imagen de Daniil Medvedev celebrando la victoria. | T. Ayuga

1

Daniil Medvedev ha estrenado este sábado el palmarés del Mallorca Championships al imponerse en la final a Sam Querrey por 6-4 y 6-2. El triunfo del número dos de la clasificación mundial ha dado brillo al estreno de la cita mallorquina de la ATP, que durante una semana ha acaparado las miradas del planeta tenis con el desfile de estrellas que ha tenido lugar en Santa Ponça justo antes de WImbledon.

Con las gradas repletas y los termómetros bordeando los 30 grados, Daniil Medvedev ha confirmado sus credenciales de principal favorito a la victoria y ha conquistado su primer título sobre hierba. Finalista de dos Grand Slam y campeón entre otros títulos de tres Masters 1.000, el ruso ha ampliado el repertorio de sus vitrinas, que hasta la fecha no tenían ningún trofeo que no fuera de pista rápida. De esta manera el Mallorca Championships pasa a formar parte de la historia particular de un jugador que sigue dando pasos para ser uno de los grandes dominadores del circuito esta década. Y al mismo tiempo el torneo isleño celebra inaugurar su historial con un campeón de prestigio.

El guion de partido ha sido el esperado para un duelo de grandes sacadores sobre hierba, es decir, muchos puntos con el servicio, intercambios cortos e intensos y subidas a la red. No hacer concesiones con el saque y gestionar bien los esfuerzos bajo el sofocante calor que ha imperado en el Mallorca Country Club eran los pilares sobre los que sustentar el juego y ambos contendientes se han aplicado la fórmula.

Medvedev, que se había impuesto en su único duelo con Querrey precisamente sobre césped, tenía claro que necesitaba firmar un ejercicio de paciencia ante las escasas grietas que ofrece el saque del cañonero californiano. Su primera oportunidad ha llegado en el séptimo juego, cuando Querrey casi ha enlazado tres dobles faltas. Se le ha escapado el pimer punto de break, pero un gran globo le ha posibilitado un segunda opción que que ha logrado materializar gracias a la cuarta doble falta de su rival.

El moscovita, que disputaba su primera final sobre la superficie verde, ha consolidado la ruptura y no ha fallado cuando ha podido abrochar el primer parcial por 6-4 en 35 minutos de juego. Sin duda, un golpe moral para Querrey, que se despedía del primer set con la sensación de no dejar de darle vueltas a las cuatro dobles faltas que habían mandado al traste su buen arranque.

Querrey, más errático desde la sucesión de fallos que le costó la primera manga, ha entregado el primer juego al saque del segundo set con otra doble falta. Medvedev, tirando de más repertorio, tenía el partido donde quería, es decir, con Querrey teniendo algunas dudas de su mejor arma y dependiendo de su saque, con el que se ha mostrado inabordable, tal como demuestra que sólo cediera un punto al resto en sus tres primeros servicios del segundo parcial. Otra ruptura en el séptimo (5-2), con algunos de los mejores golpes del partido, han allanado su camino hacia la victoria. El ruso ha vuelto a marcar las diferencias con su saque para cerrar el partido con un ace y convertirse en el primer campeón del Mallorca Championships.