Marie-Hélène Estienne y Peter Brook, en una imagen promocional. | Pascal Victor

0

Después de siete décadas de carrera profesional, por fin se podrá ver en la Isla una obra del prestigioso director británico Peter Brook. Se trata de Tempestad, una de las últimas obras que escribió William Shakespeare. El montaje se podrá ver este jueves, a las 21.00 horas, en la Sala Gran del Teatre Principal de Palma.

Escrita en 1612, Tempestad cuenta la historia de Próspero, duque de Milán, que es apartado de su ducado por un hermano ambicioso. Refugiado en una isla en compañía de su hija, Miranda, y gracias al poder del espíritu que tiene a su servicio, Ariel, hará naufragar a su hermano para vengarse. Pero, más allá del argumento, Brook busca explicar los signficados que no son captados en una primera lectura.

Para ello, cuenta con la colaboración de la dramaturga francesa Marie-Hélène Estienne. En esta adaptación, Próspero es interpretado por un actor de origen africano, Ery Nzaramba, una elección nada casual. Y es que si los actores y actrices occidentales están familiarizados con elementos tan presentes en las creaciones shakespearianas como la violencia física y política, la rabia, el sexo o la introspección, difícilmente pueden explorar de forma natural un mundo oculto y espiritual como el que aparece en la Tempestad, que les resulta ajeno. Otras culturas conviven con la idea de dioses, magia y brujería, pero no la europea. Quizá por eso, al menos en opinión de Brook, le resulte menos forzado interpretar el papel de Próspero a un actor nacido en un entorno en el cual el mundo invisible es una presencia más real y natural.

De la mano de Ery Nzaramba, pero también del resto de actores y actrices, el espectador descubrirá una obra que revela sus secretos y significados según avanza y que está permanentemente sobrevolada por la idea de libertad.

Desde Próspero, el primitivo Calibán a su servicio, que encarna la idea del incipiente colonialismo del siglo XVI, al espíritu Ariel: en este montaje todos buscan su liberación, aunque para cada uno de ellos este concepto tenga un significado diferente.