Los artistas Marcos Vidal e Irene van de Mheen.    | Pilar Pellicer

0

Marcos Vidal abre su espacio, una vez más, a los creadores que se sientan atraídos por su espacio de Sineu, Sant Marc Air, un centro de residencias ubicado en pleno corazón de laIsla que hoy expone los resultados de su más reciente visitante, Irene van de Mheen. La jornada de puertas abiertas será de 11.00 a 14.00 horas y en ella podrán verse las piezas creadas por la artista. Fundado en 1999, el taller de Vidal nació con el objetivo de hacer ediciones y colectivas, según explica el propio artista. Con el tiempo, no obstante, y tras varias visitas de Vidal a ferias y encuentros con artistas, «de manera natural empecé a acoger a artistas que querían venir aMallorca».

Así pues, a partir de 2016 sobre todo, se fue formalizando hasta ser lo que es hoy, «una forma de establecer relaciones con otros artistas y que fluya el arte para ver otras realidades». De esta manera, el artista «encuentra nueva inspiración y un espacio donde poder centrarse en su propio trabajo y se generan conexiones con otros creadores», detalla Vidal. En el caso de la residencia actual, deMheen, holandesa, obtuvo el Premio de la Fundació Miró en 2009 y vivió algunos años en Palma y Barcelona. Además, trabaja el dibujo y sus limitaciones en la que atraviesa los márgenes del papel y, a su vez, a través de una visión propia y una interpretación del propio espacio de Sineu con una forma de ver la casa, la luz y su arquitectura de una manera muy personal.

Ph13052211-07.jpg

La artista holandesa coloca sus dibujos en el taller de Marcos Vidal.

Tranquilidad

Vidal, por su parte, detalla que la Part Forana es un lugar ideal para llevar a cabo este tipo de proyectos artísticos y una vida relacionada con el arte, sea cual sea el tipo del mismo. «El arte es en sí un estilo de vida y una manera de enfocarla, por lo que todo está fundido y pegado, no lo puedes separar». Concretamente en Sineu es el lugar perfecto por su «tranquilidad» y, además, Vidal considera que es una forma de «volver a mis raíces». Se juntan así la relajación inspiradora que busca el artista y el movimiento y la actividad necesaria para mantenerse activos. «Es ideal para un artista», y por ello, para no quedarse esta parte del mundo para él solo, Vidal abre sus puertas a los creadores del mundo que quieran inspirarse.