El poeta mallorquín Carles Rebassa. | Carles Domènec

0

El escritor Carles Rebassa (Palma, 1977) es el autor de El Caire de Formentera, obra ganadora de la 20 edición del Premi de Poesia Sant Cugat a la memoria de Gabriel Ferrater (1922 -1972). El galardón tiene una dotación de 8.530 euros y el obsequio de una escultura de Pep Codó. El libro, que publicará Edicions 62, será presentado en octubre durante el Festival nacional de Poesia de Sant Cugat. «Mi tarea de poeta, me resisto a llamarla creación, siempre la he entendido como un acto político», explicó el literato, quien aseguró que «ganar un premio como el Gabriel Ferrater tiene una parte de vanidad personal, pero es a la vez un espacio para dar a conocer un texto en unas condiciones óptimas». De la obra, Rebassa avanzó que «muestra la dualidad entre dos caras del Mediterráneo: la de calma y tranquilidad, frente a la de miseria y un mar lleno de muerte».

Rebassa, autor de los poemarios Poema B, Els joves i les vídues (Premi Ausiàs March 2006), ‘Pluja de foc’ y ‘Sons bruts’ (Premi Carles Riba 2018), y de la novela ‘Eren ells’ (Premi Pin i Soler y Premi Ciutat de Barcelona 2016), destacó «la profunda admiración por la obra de Gabriel Ferrater, poeta transformador de la lírica catalana del último tercio del siglo XX». El escritor prepara la publicación de una novela, titulada Divendres, dissabte, diumenge.

Tensión

En una rueda de prensa celebrada este miércoles en Sant Cugat, el presidente del certamen, Jordi Cornudella, apuntó que «la tensión entre lo particular y lo universal, entre lo íntimo y lo público, representan una parte fundamental del libro». Cornudella añadió que «se trata de un conjunto lleno de madurez personal y lírica, capaz de transmitir emoción y, al mismo tiempo, controlar la expresión, gracias al dominio del arte del verso». El jurado, en el que también estaban Marc Romera, Anna Maluquer, Susanna Rafart y Marta Pessarrodona, eligió entre 42 originales por unanimidad el poemario de Rebassa, que no es el primer mallorquín que consigue el Premi Sant Cugat. Hace dos años, Andreu Gomila se llevó el premio por los poemas de Felanitx y, en el año 2018, Miquel Àngel Llauger hizo lo propio con Fourmillante.