Milky Chance, que toca el domingo 26 en el Mallorca Live Festival.

0

Corría el año 2013 cuando unos hasta entonces desconocidos Milky Chance lanzaron su sencillo Stolen Dance. No pasó mucho tiempo y el tema se alzó como uno de los éxitos de aquel año. A día de hoy, el sencillo acumula más de mil millones de reproducciones en Spotify. El grupo alemán, con cuatro discos a sus espaldas, actuará este domingo 26 en el Mallorca Live Festival. Hablamos su vocalista y líder, Clemens Rehbein.

Quedan apenas unos días para su concierto en el Mallorca Live Festival. ¿Qué esperan de esta actuación?
—Nunca hemos estado en Mallorca, así que estamos deseando que llegue nuestra visita y, por supuesto, el espectáculo.

Sus conciertos son una auténtica fiesta. ¿Qué propuesta traerán a este festival?
—Será una mezcla de canciones nuevas y antiguas, pero solo las que ya lanzamos. Además de eso, traemos mucha energía impulsada por el ritmo y buenas vibraciones.

Todos los festivales quieren a Milky Chance en su cartel. ¿Es abrumador?
—Tocar al aire libre siempre ha sido nuestro lugar favorito. Tal vez encaja tan bien porque la música que hacemos tiene esa mezcla equilibrada de ritmos bailables pero también sonidos relajados.

Stolen Dance, canción con la que se dieron a conocer, acumula cerca de 1.000 millones de reproducciones en Spotify.
—Nunca esperábamos nada de lo que nos pasó en los últimos diez años. Es totalmente loco y todavía difícil de procesar a veces. Quiero decir que 1.000 millones es realmente un número extraño y un poco difícil de entender. Estamos muy agradecidos por todo eso y siempre nos preguntaremos cómo pudo suceder todo esto.

Han pasado casi diez años desde Stolen Dance y el mundo de la música ha cambiado. Ahora mandan Spotify, el streaming y Tik Tok. ¿Cómo se adapta un artista a esta nueva era?
—De hecho, está mucho más centrado en las redes sociales. Entonces, todo lo que tienes que hacer es encontrar tu propia manera de usar estas plataformas de una manera que sea agradable para los fanáticos pero que también se implemente en nuestra vida cotidiana en el estudio, en la gira y qué más... A veces no es fácil.

¿Cómo se llevan con las redes sociales?
—De vez en cuando funciona y puede ser súper divertido. Luego hay momentos en los que no tienes ganas de publicar y al algoritmo eso no le gusta. Ahí es cuando empieza a estresarte.

¿Qué pueden avanzar de su próximo disco?
—Ya casi está terminado y creemos que va a ser bueno.

Además de artistas, publicáis vuestra música con vuestro propio sello. ¿Os gusta tener siempre el control de lo que hacéis?
—Creo que siempre hemos tenido el control de la música que hacíamos. Pero ahora también estamos a cargo de todo lo relacionado con la industria y el marketing. Esa es probablemente la mayor diferencia cuando te vuelves independiente. Estás mucho más cerca del lado comercial y de marketing, lo que te da más control sobre cómo quieres presentar tu música. Pero no debería afectar a la música en sí.