El coronavirus tiene síntomas parecidos al resfriado. | Redacción Local

9

La vuelta al cole y el otoño siempre suelen venir acompañados por los resfriados, especialmente de los más pequeños. Este año la situación se complica, ya que muchos de los síntomas de la COVID-19, especialmente en los casos leves que son los que suelen afectar a los niños, coinciden con los de los catarros.

Por tanto, ¿cómo se podrá diferenciar si se trata de un caso de coronavirus, que requiere aislamientos y un protocolo de actuación, o de un simple resfriado? La coordinadora de Pediatría del IB-Salut, Marga Cañellas, explica que «en general será muy difícil diferenciarlos solo con la clínica, dado que los síntomas muchas veces se solapan».

Noticias relacionadas

En este sentido, precisa que si hay fiebre, mialgias, astenia o síntomas catarrales se deberá realizar una prueba de detección PCR. «Será la única forma de diferenciarlo», sostiene. «En otoño- invierno es el momento en el que mas infecciones respiratorias y gastrointestinales se producen en pediatría, prácticamente indiferenciables si no se realizan pruebas microbiológicas», añade.

No obstante, puntualiza que «se ha visto como en países del hemisferio sur (actualmente con gripe) las medidas higiénicas adoptadas por la COVID 19 y la vacunación de la gripe en poblaciones de riesgo han desplazado a la gripe, siendo el número de casos mucho menores a los esperados en comparación con años previos».

Precisamente, el Gobierno y las comunidades autónomas han acordado adelantar la campaña de vacunación de la gripe a la primera quincena del mes de octubre; hasta ahora se hacía a finales de octubre o principios de noviembre.