De izquierda a derecha y de arriba abajo: Marcio Borges, Emilio Bouza, Lluïsa Ramon, Sion Riera y Javier Mato.

La COVID-19 ha condicionado nuestras vidas en el último año y medio y desgraciadamente ha tenido consecuencias fatales sobre muchas de ellas. Siendo mucho, no todo lo relacionado con el coronavirus se queda allí. Existe un lado más silenciado de la COVID-19: las miles de personas que, tras haber sufrido el virus, siguen padeciendo sus consecuencias. Y hay casos en que esas secuelas invalidan para la normalidad anterior.

Esta cuestión será tratada por el Club Ultima Hora, en colaboración con la Fundación Ramón Areces, en la jornada presencial Covid permanente. Un reto médico y social, que tendrá lugar el próximo martes, 6 de julio, a las 18.30 horas en la Sala Aljub del Museu Es Baluard.

COVID permanente, un reto médico y social

Con el objeto de debatir sobre la realidad clínica de la permanencia de la COVID-19, que se calcula que afecta al menos a un 10 % de la población que ha sufrido la enfermedad, la jornada contará con los siguientes ponentes: el doctor Marcio Borges, médico intensivista y coordinador de la Unidad Multidisciplinar de Sepsis en Son Llàtzer; el doctor Sion Riera, jefe de la Sección de Enfermedades Infecciosas del hospital Son Espases; la doctora Lluïsa Ramon; neumóloga de Son Espases y una de las encargadas de la consulta de seguimiento de pacientes post COVID; y Javier Mato, profesor de Sociología de la Comunicación. Moderará el coloquio el catedrático de Medicina de la Universidad Complutense Emilio Bouza.

De la mano de estos expertos, la jornada servirá para tratar lo que puede ser una nueva e importante demanda para el sector sanitario.