Una docena de fotógrafos de Palma y Manacor, frente a la Jefatura Superior del CNP. | M. À. Cañellas

28

El sector de la fotografía de Mallorca está expectante ante el anuncio de la entrada en vigor, que se prevé a principios de agosto, del DNI 4.0, que implica que las fotos se realicen directamente en las comisarías de policía. «Esto nos aboca a la ruina total, al cierre de nuestras tiendas», lamenta Benet Bohigas, propietario desde hace 35 años de un establecimiento especializado en fotos de carnet de Palma.

Alrededor de doce empresarios de este gremio se reunieron la semana pasada en una de las arterias de tiendas especializada en fotos para pasaporte o DNI, frente a la Jefatura Superior de Policía de Palma. Estos trabajadores, con locales repartidos en distintas barriadas y localidades de la Isla, aseguran que el grueso de su trabajo depende, básicamente, de estos clientes.

Benet Bohigas, José María Cardona o Miquel Llull, desde Manacor, lamentan la falta de consenso por parte de la Dirección General de la Policía Nacional con el gremio de fotógrafos para llevar a cabo un documento que «no se ha estudiado bien. En mi caso, representa el 50 % de mis ganancias.

«En Manacor somos cinco las empresas especializadas en la foto carnet y al menos dos desaparecerán de aplicarse esta decisión», critica Llull, que lleva más de 15 años en este sector. José María Cardona es uno de los pioneros en Palma. Abrió su modesta tienda, en la calle Simó Ballester, en 1979. Las fotografías para DNI o pasaporte representan el 80 % de su ingreso mensual. «Somos cerca de una decena de locales especializados y nos va a afectar mucho».

Más retraso

El nuevo DNI está financiado con fondos europeos para la modernización digital y recuperación de la economía. Bohigas defiende la técnica que requiere hacer una fotografía para un documento de identidad. «Pretenden que ahora la foto se haga rápido en la comisaría, pero eso va a implicar mucho más retraso en las citas previas».

Benet Bohigas se refiere a que el sector está especializado en tratar con el cliente, en los detalles de hacer una foto y en la «paciencia» con los más pequeños. Por su parte, Miquel Llull considera que «la Dirección General de la Policía Nacional no ha valorado cómo nos va a afectar. A la gente le gusta ir a la tienda a hacerse la foto para su DNI», dice.

Los empresarios recuerdan en un comunicado que el sindicato policial «está en contra» de que se hagan las fotos en comisarías y que «es reprobable que un gobierno perjudique a miles de ciudadanos haciendo cerrar comercios y produciendo despidos cuando la medida no es necesaria y no la ponen en práctica el resto de países de la comunidad europea».

Asociaciones de fotógrafos, contra la propuesta

Diversas asociaciones de fotógrafos se han pronunciado durante estas semanas con respecto a la propuesta de que se hagan las fotos para carnet directamente en las comisarías de policía. En el caso de Mallorca, los afectados recuerdan que se llevan haciendo estas fotos desde hace 75 años e implican más seguridad y calidad.