Estudiantes de viaje de estudios en s'Arenal. | T. Ayuga

31

El Ejecutivo balear ha instado al Gobierno central a emprender acciones legales contra las agencias de viajes que hayan organizado o colaborado en las fiestas para estudiantes peninsulares que causaron un macrobrote de coronavirus que ha afectado al menos dos millares de personas de una docena de comunidades.

Así lo ha indicado este martes la consellera de Salut, Patricia Gómez en su comparecencia en el Parlament para explicar la gestión entorno a la explosión de casos positivos de COVID-19 que se ha producido a raíz de la participación de los jóvenes llegados a Mallorca en viajes organizados.

Gómez también se ha referido a la resolución judicial que dictaminó que solo los jóvenes positivos por la COVID-19 tenían que quedarse en el hotel Palma Bellver, y ha precisado que, a pesar de no estar de acuerdo, el Govern activó «inmediatamente un dispositivo de salida rápido y seguro en barco para aquellos que quisieron regresar a sus regiones», que fueron 118, y que además mantuvo la oferta del hotel puente para aquellos que decidieron quedarse para continuar con la cuarentena, un total de 45.

La consellera ha explicado que enseguida que se tuvo conocimiento del brote, se estableció una colaboración entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas afectada.

Según GómeZ, esa colaboración multilateral fue «fundamental para identificar a los estudiantes que todavía estaban en Mallorca, hacer las pruebas diagnósticas y ofrecer la atención sanitaria necesaria en cada caso y una solución de alojamiento para cumplir la cuarentena que se prescribe a la persona que da positivo o que es contacto estrecho de un caso positivo.

Noticias relacionadas

En su intervención la consellera ha explicado que entre el 24 y el 30 de junio se localizaron y cribaron 319 jóvenes de cinco comunidades autónomas. El 1 de julio, 80 jóvenes -es decir, uno de cada cuatro- ya había dado positivo y 14 requirieron hospitalización. Si se contabilizan los 14 que dieron positivo cuando iban de camino a la Península, la tasa de positividad alcanzó el 29 %, lo que significa que uno de cada tres estudiantes se contagió.

En cuanto a la situación en de las personas que continúan confinadas, - unas 80 en el hotel Palma Bellver-, la titular de la Conselleria de Salud ha indicado que a diario se desplaza una unidad de atención volante al coronavirus (UVAC) con un médico, una enfermera y un técnico para dar servicio a los estudiantes de 8.00 a 15.00 horas. Además, una enfermera está presente en el hotel las 24 horas y un médico de guardia de las 15.00 a las 22.00 horas.

También la Conselleria ha puesto a disposición de las familias un teléfono gratuito de información, el 900 700 222, que atiende llamadas de 8.00 horas a 20.00 horas y también ha ofrecido la ayuda de psicólogos de la Central de Coordinación para apoyo psicológico telefónico a los jóvenes o familiares que lo precisen.

Por otro lado, técnicos de Gestión Sanitaria de las Illes Balears (GESAIB) prestan apoyo de intendencia para las necesidades personales de los jóvenes. En cuanto a la manutención y seguridad, se encarga el Hospital Universitario Son Llàtzer.

«Hemos desplegado un operativo sin precedentes, que incluye equipos técnicos del SAMU061, de la Central de Coordinación Covid de Atención Primaria (responsable de la coordinación en la atención sanitaria), del Hospital Universitario Son Espases, del Hospital Universitario Son Llàtzer, de Gestión Sanitaria de las Illes Balears (responsable de la intendencia) y de la Dirección General de Salud Pública», ha manifestado la consellera.