El regidor de Medi Ambient, Ramón Perpinyà.

5

El regidor de Medi Ambient, Ramón Perpinyà, ha negado los resultados del informe del Instituto Geográfico y Minero de España (IGME), en el que se resaltaba que el vertedero de Son Reus contaminaba las aguas del acuífero sobre el que se sitúa. Estas aguas son aptas para el consumo humano.

Perpinyà señaló este miércoles que «las analíticas que hemos encontrado son todas correctas, no se ha encontrado ninguno que incumpla ninguna de las normativas». Advirtió que «no hay ninguna prueba de que los pozos estén contaminados».

Noticias relacionadas

El regidor, que además es portavoz de Emaya, señaló que «hay muchos estudios que dicen una cosa y uno que dice otra. Que dice más o menos lo que los otros pero que saca una conclusiones un poco especiales».

Advierte que «actuaciones en el vertedero se hacen continuamente, nosotros mantenemos el vertedero. Se hacen los estudios, se hacen las analíticas… de forma continuada y como toca. Que esté clausurado no significa que esté abandonado».

Perpinyà advirtió que no hay imputado ningún responsable de Emaya aunque sí «hay abiertas unas diligencias previas, se está haciendo una investigación desde hace años. Desde el primer momento hemos puesto a disposición de las autoridades judiciales toda la información que era pertinente».