Los vecinos lamentan que la limpieza brilla por su ausencia. | Laura Becerra

22

Flipau amb Pere Garau ha llevado a cabo este sábado una acción cívica para denunciar «la degradación ambiental del barrio por la falta de actuación del Ajuntament de Palma y el incivismo de algunas personas». Vestidos con monos de trabajo de color rojo, el color de esta agrupación ciudadana, un grupo de voluntarios se ha paseado por el barrio llevando a cabo acciones de limpieza como colocar dentro de los contenedores bolsas de basura que estaban en el suelo o barrer polen caído de los árboles, colillas o excrementos caninos.

«Estamos cansados de la suciedad que hay en el barrio y de la falta de actuación del Consistorio palmesano», afirma el portavoz del colectivo, Nael Falo. Esta reivindicación de ‘alerta roja’ no es la primera vez que se realiza por parte de Flipau amb Pere Garau, «pero ha sido necesario llevarla a cabo de nuevo porque nada cambia y queríamos poner en evidencia tanto la incapacidad del Ajuntament para encontrar soluciones como el incivismo de muchas personas».

Flipau denuncia que el barrio padece una acumulación de ratas y cucarachas, de trastos en la calles, de orines, escupitajos y excrementos de perro, además de contenedores en mal estado, «entre otros muchos problemas». Con 28.394 habitantes, Pere Garau es el barrio más poblado de Palma y el más denso del Ensanche con cerca de 42.000 habitantes por kilómetro cuadrado, asegura la entidad cívica en una nota.

ACCIÓN CÍVICA RECOGIDA DE BASURA PERE GARAU LAURA BECERRA _16.jpg
La falta de civismo de algunos dueños de mascotas en la barriada, 'señalizada' por los vecinos. Foto: L.Becerra.
ACCIÓN CÍVICA RECOGIDA DE BASURA PERE GARAU LAURA BECERRA _01.jpg
La entidad cívica critica el «descuido evidente» del barrio. Foto: L.B.

Los vecinos critican el «descuido evidente» del barrio, que causa un impacto negativamente en el desarrollo y calidad de vida de sus habitantes. También reclaman una intervención urgente que solucione de forma «eficaz y sostenible» problemas de la barriada como que el centro de salud no reúne las condiciones adecuadas ni de espacios ni de infraestructuras y sufre la presencia de ratas, hacinamiento, suciedad y goteras.

Asimismo, denuncian que los contenedores de basura están en mal estado, mal ubicados y con difícil accesibilidad para determinados colectivos, la proliferación de orines y excrementos de perros en la calle y la proliferación de pintadas vandálicas, así como los ruidos y consumo de alcohol en las calles, entre otros problemas. Por todo ello Flipau amb Pere Garau exige que el ayuntamiento declare el barrio «zona preferente» en materia de limpieza, control del incivismo y concienciación, atendiendo a criterios de densidad de población y se ofrecen a colaborar con la administración «para analizar y diseñar diferentes actuaciones». «Reclamamos el barrio amable y saludable que nos merecemos», concluyen