Las sombrillas están distanciadas 8 metros. | Laura Becerra

1

Contra todo pronóstico, pese a las dificultades derivadas de la pandemia, este mes de junio se ha disparado la recaudación del alquiler de hamacas y sombrillas en las playas de Alcúdia.

Tanto es así que, si el confinamiento esta semana de un grupo de estudiantes catalanes en el hotel Bellevue por un positivo en COVID-19 no tumba las reservas, el Ajuntament de Alcúdia se plantea sembrar más sombrillas en algunos sectores.

El hecho de que el servicio de alquiler de hamacas y sombrillas sea municipal desde hace años en Alcúdia otorga ahora una capacidad de maniobra de la que no disponen otros municipios. «Cuando montamos las playas ya se hizo guardando el doble de la distancia mínima de seguridad y solo instalamos un 30 % de las sombrillas habituales de manera que si continúa la tendencia tenemos previsto sembrar más sombrillas con sus correspondientes hamacas», explica el regidor de Platges Domingo Bonnín.

En el mes de junio Alcúdia ha recaudado 140.000 euros por este concepto. «No estamos en las cifras prepandémicas ni mucho menos, porque en junio de 2019 recaudamos 690.000 pero ya superamos en un 20% la recaudación de 2019 y tenemos zonas, sobre todo en el sector 2 (del puente rojo hacia Can Picafort) que se llenan a diario», dice Bonnín.

Como ya hizo en 2019 el Ajuntament ha contratado a todo su personal fijo pero los refuerzos aún no se han incorporado.

Fue el primer destino español con el certificado de playas seguras

El Plan de contingencia y protocolos de prevención que aplica el Ajuntament d’Alcúdia en las nueve playas del municipio fue en junio de 2020 el primero de toda España certificado como seguro por la auditoría internacional SGS.

Alcúdia ha vuelto a conseguir el certificado esta temporada.