Atención al día a día de los vecinos. Los trabajos de mantenimiento y mejora del pueblo continuarán, como los realizados el la Plaça Nova de la localidad.

El principal objetivo en este difícil año ha sido para el Ajuntament de Son Servera trabajar para paliar los efectos derivados de la crisis provocada por la COVID-19 entre su ciudadanía. Esta preocupación ha sido especial sobre todo en la reducción de ingresos en muchas familias, que han perdido sus trabajos o visto reducida la actividad de sus negocios, con las consecuencias personales que ello implica.

Desde el consistorio se lamenta que muchas de estas personas que no han quedado amparadas por ninguna ayuda y en estos casos la institución ha sido fundamental para amortiguar el primer golpe de la crisis, creando proyectos sociolaborales como el programa SUMA para atender a la población más vulnerable, con el objetivo inicial de minimizar las consecuencias sociales.

Valorar la naturaleza

La intención de esta medida es atender directamente cada caso particular y buscar soluciones para que las familias no entren en situación de pobreza o exclusión. Atendiendo su condición de municipio eminentemente turístico, la crisis en este sector ha hecho mella especialmente en la economía familiar, por lo que ha sido necesario emprender un paquete de medidas y de ayudas directas a muchas de estas familias. Los responsables del pueblo admiten que la situación es extrema en muchos casos y como administración más cercana a los vecinos deben estar más que nunca a su lado.

La gran apuesta para 2021 se centra por tanto en la reactivación de la economía y del empleo. Para lograr ese objetivo se incentivará el sector turístico, cuya carencia de actividad durante muchos meses consecutivos ha afectado considerablemente al municipio. Aunque el turismo representa el gran motor económico de Son Servera y pese a las muestras de recuperación, no se prevé que en esta temporada aún se pueda conseguir la apertura total de los hoteles o de la oferta complementaria.

Además se continuará con los habituales trabajos de mejora y conservación del municipio, con el asfaltado de varias calles o la remodelación de la Plaça Nova.

Natalia Troya, alcaldesa de Son Servera

Natalia Troya.
Natalia Troya.

«Hemos aprendido a valorar la salud»

Natalia Troya es la alcaldesa de Son Servera. Su fe para la recuperación está en el carácter del pueblo, que ha sabido sobreponerse a las adversidades gracias a la solidaridad.

—¿Se siente optimista en el futuro inmediato del pueblo?
—Confío plenamente en que con la vacunación masiva podamos volver a la vieja normalidad en todos los sentidos; eso incluye la reactivación de nuestros comercios, de nuestros restaurantes y de nuestra planta hotelera tan importante para la economía de nuestro municipio. Está claro que todavía queda un tiempo, pero debemos mirar al futuro con optimismo para poder seguir, avanzar y recuperarnos.

—¿Cree que Son Servera cambiará en algo tras esta crisis?
—En general todos hemos aprendido a valorar el trabajo, la salud y la importancia de la familia. Por ello también están cambiando los hábitos de consumo. Como Ayuntamiento nos hemos dado cuenta de lo importante que es poder ofrecer una atención directa, fácil y ágil a las personas y hemos trabajado al máximo para poder garantizar una administración digital y que los ciudadanos puedan formalizar cada vez más trámites desde sus domicilios.

—¿Cuales serán las claves de la recuperación?
—Seguir ayudando y atendiendo a la gente más desfavorecida y potenciar la reapertura de los sectores que tuvieron que cerrar. Para ello es necesaria una rápida intervención en la que tienen que estar implicadas todas las administraciones.

Marga Bonet, Regidora de Serveis Socials

Marga Bonet.
Marga Bonet.

«Las necesidades han cambiado con el avance de la pandemia»

La regidora Marga Bonet se ha enfrentado desde su área a unos meses muy complicados, que han puesto a prueba a todo el equipo de atención del ayuntamiento: «Las necesidades han cambiado a medida que ha avanzado la pandemia. Al principio el problema fue la falta de medios y recursos, pero ahora es la falta de coordinación entre administraciones y la falta de recursos específicos». Asegura que desde su departamento se seguirá trabajando para garantizar la atención.

Remedios Cañada, Regidora de Sanitat i Gent Gran

Remedios Cañada.
Remedios Cañada.

«Dar información a los vecinos ha sido muy importante»

A pesar del estrecho margen de actuación de los departamentos locales de sanidad, no han sido pocas las tareas que la regidora Remedios Cañadas ha tenido que afrontar. La colaboración con el banco de sangre y con varias asociaciones para visivilizar las enfermedades raras han sido dos pilares importantes del área. Sobre la COVID-19 destaca «la labor importante en cuanto a información».