Aunque algunos ayuntamientos estudiaban la posibilidad de organizar verbenas durante las fiestas patronales, los impulsores de los actos más multitudinarias como ses Clovelles de Petra o el Much de Sineu ya habían anunciado que la fiesta tendría que esperar un año más. | Jaume Morey

42

«No se harán verbenas. No se puede. Nos encantaría, pero no se celebraron las fiestas de Sant Joan de Ciutadella y aún así se produjeron aglomeraciones y la gente bebió en las playas o en los paseos». Así de clara fue ayer la consellera de Salut del Govern, Patricia Gómez, que avanzó durante su comparencia en el Parlament que no se permitirán las tradicionales revetlles que caracterizan las fiestas de los pueblos.

Gómez explicó que la intención en Ciutadella era la de no celebrar las populares fiestas de Sant Joan al igual que tampoco se celebran las de San Fermín en Pamplona, pero la afluencia de gente provocó situaciones de riesgo que acabaron con un brote de contagios, que se suma al de los estudiantes de Mallorca, que han disparado el número de positivos en las Balears. Ante el incremento de contagios, el Govern prepara un nuevo paquete de medidas para controlar la situación y, entre ellas, se encuentra la de no permitir las verbenas en fiestas patronales.

Noticias relacionadas

Esta decisión se trasladará a los alcaldes, que están convocados a una reunión mañana por la tarde con la consellera de Presidència, Mercedes Garrido, y la presidenta del Consell, Catalina Cladera. De hecho, durante los próximos días, el Govern cerrará las nuevas medidas que entrarán en vigor después del Consell de Govern extraordinario previsto para el próximo viernes. Con esta nueva decisión, el Ejecutivo da un paso atrás con la permisión de celebrar este tipo de fiestas, aunque fuera con restricciones.

Inicialmente, el Govern valoraba la posibilidad de dar luz verde a las verbenas siempre y cuando se contara con dos zonas diferenciadas (una de baile y otra con mesas y sillas) y con la obligatoriedad de llevar mascarilla para todos los asistentes. Ante esta situación, algunos ayuntamientos de Mallorca ya habían descartado la posibilidad de celebrar verbenas durante sus fiestas patronales por el temor de que se produjeran aglomeraciones. Otros, en cambio, sí estudiaban la mejor manera de poder ofrecer una noche de fiesta para sus vecinos con las medidas de seguridad del momento. Aún así, los actos más multitudinarios se han descartado desde el primer momento de los programas de fiestas. Este es el caso, por ejemplo, de ses Clovelles en Petra o el Much de Sineu, cuya organización ya anunció la semana pasada que la celebración sería online, igual que el año pasado.

Por otra parte, el Ajuntament de ses Salines también anunció la suspensión de una feria de segunda mano prevista para este sábado 10 de julio en el pinar de la Colònia de Sant Jordi.