Bartomeu Deyá, de Can Det (centro), sostiene el galardón.

5

Los propietarios del olivar de Can Det, en Els Marroigs en Fornalutx, recibieron este miércoles el premio que el año pasado un jurado de expertos otorgó a uno de los olivos más antiguos de Mallorca, situado en esta finca de la Serra de Tramuntana. La presidenta del Govern, Francina Armengol, acompañada por la consellera de Agricultura, Mae de la Concha, asistió a la entrega del premio «al mejor olivo monumental de España del año 2020», un reconocimiento que otorga la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO). Esta asociación, en base a estudios técnicos realizados, sostiene que el ejemplar de Can Det, con un perímetro de más de 6,5 metros, «probablemente fue plantado en el siglo IX» y por tanto habría sido testigo de la conquista catalanoaragonesa en el siglo XIII.

El jurado de AEMO que el año pasado otorgó el premio, estuvo dirigido por la doctora Angelina Belaj, prestigiosa investigadora genetista que dirige el Banco Mundial de Germoplasma de olivos del IFAPA de Córdoba.

En esta reserva genética vegetan más de 1.000 ejemplares procedentes de todo el arco Mediterráneo. Asistieron al acto de entrega el propietario del olivar, Bartomeu Deyà y su hermano Guillem, de Can Det, así como el alcalde de Fornalutx, Francesc Marroig, y la presidenta y el director de la AEMO, Ana María Romero, y José María Penco, respectivamente. El acto de entrega tuvo especial relevancia por coincidir con el X aniversario de la declaración de la Serra como Patrimonio de la Humanidad. El olivar proporciona las aceitunas que se procesan en la antigua tafona de Can Det de Sóller. Una de las más antiguas de Mallorca.