Imagen de uno de los numerosos accidentes acaecidos en el cruce de Camp de Mar. | M. À. Cañellas

2

El departamento de Mobilitat i Infraestructures del Consell de Mallorca acaba de sacar a licitación la obras de la rotonda que debe sustituir el fatídico cruce de la carretera Palma–Andratx con la de Camp de Mar.

Según el conseller insular de Mobilitat i Infraestructures, Iván Sevillano, una vez adjudicado el contrato para la construcción de la nueva rotonda, las obras podrían empezar antes de final de año y el plazo de ejecución de las mismas no puede demorarse más de siete meses.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 1,8 millones de euros y, además de la rotonda que eliminará el ‘cruce negro’, está prevista la creación de un carril bici de dos kilómetros y senda para viandantes de 900 metros que favorecerán la conexión del núcleo de Camp de Mar con el pueblo de Andratx para quienes quieran moverse entre ambas poblaciones sin tener que hacer uso de vehículos a motor.

La solución al peligroso cruce de la carretera de Andratx con la de Camp de Mar llega tras casi dos décadas de demandas municipales y consistirá en le construcción de una rotonda que dispondrá de dos accesos directos, uno en sentido Palma–Andratx, y otro, manteniendo el trazado ya existente, en sentido Andratx-Camp de Mar.

Para mantener una adecuada iluminación, se añadirán a la intersección viaria ocho nuevos puntos de luz, así como la dotación de luminarias de bajo consumo.