Miquel Mairata y Manolo Martínez en el bar Cas Reto leyendo la noticia en Última Hora.

7

Los vecinos de Campanet, Búger y Moscari muestran mayoritariamente su apoyo a la decisión del párroco Joan Femenia de abandonar el sacerdocio e iniciar una nueva vida con una mujer de sa Pobla de la que se ha enamorado. Los campaneters consultados mientras charlaban en el bar Cas Reto reconocieron que era un asunto del que ya se hablaba desde unos días atrás y que el anuncio de Femenia no les pilló «por sorpresa». Miquel Mairata considera que «sin ser yo nada religioso, creo que ya es hora de que se puedan tomar decisiones de este tipo en la iglesia católica».

Noticias relacionadas

Manolo Martínez apoya también la iniciativa de colgar los hábitos del párroco diciendo que «es una opción válida y más de la forma tan abierta como lo ha hecho». Otras dos feligresas que no han querido identificarse leían la información en las páginas de Última Hora y curiosamente, a otro ejemplar que circulaba por el bar le faltaban las páginas con la noticia del párroco. El sacerdote ha recibido estos días el apoyo de los vecinos de los tres municipios y especialmente de los jóvenes, pues entienden que «ya es hora de que se acabe el celibato de los curas», ha explicado una joven que saludaba a otras amigas en la plaza.

Los tres alcaldes de los municipios donde Femenia desarrollaba su labor sacerdotal (Rosa Bestard por Campanet, Joan Rotger por Selva y Pere Torrens por Búger) no han querido realizar declaraciones «por respeto a la decisión personal del párroco». Desde el Bisbat han confirmado que el rector comunicó su decisión al obispo y que se iniciará un proceso canónico cuando haga una instancia. El Vicario General asume la responsabilidad de las parroquias afectadas hasta que se nombre un nuevo rector.