En los últimos dos años no se ha podido celebrar la batalla. | Pere Bota

2

Pollença calienta motores para celebrar después de dos años de impasse el Simulacro de la batalla de los Moros i Cristians por la Patrona. Su alcalde Tomeu Cifre Ochogavía confirmó oficialmente este viernes que si las autoridades supramunicipales lo permiten volverán a sonar las espadas en Pollença el próximo 2 de agosto.

«Este año, aunque hay que ver cómo está la situación lógicamente, lo que más deseamos es que pueda haber el simulacro y parece que de momento, sin poderlo asegurar al cien por cien, pero viendo cómo han ido otras fiestas populares (empezando por el Firó de Sóller) y cómo se están preparando las fiestas del verano, queremos hacer el simulacro», dice.

El alcalde explica que «hay mucha expectación y mucha gente que quiere presentarse a la votación de los cargos y esto es un aliciente más». «Llevamos dos años de pandemia y la gente, aparte de la fiesta normal quiere simulacro y mientras las autoridades nos lo permitan queremos hacer el simulacro sin restricciones y que sea de una manera normal», añade. De momento ya se ha anunciado el día del sorteo de los personajes históricos que participan en la procesión de la Patrona. Se llevará a cabo el 27 de mayo en el Carreró del Vent a las 20.30 horas. Como es habitual se elegirá a quince niños.