Antonio Orozco con su madre, Carmen Ferrón, y la propietaria del restaurante Los Patos, Leonor Barceló. | Redacción Digital

1

Una de las mejores paellas de langosta que ha comido el cantante Antonio Orozco fue, sin duda, la que disfrutó, al día siguiente de su concierto en Son Fusteret, en el restaurante Los Patos de Port d’Alcúdia.

Un lugar al que acude cada vez que viene a Mallorca y mantiene una buena amistad con sus propietarios, la familia Font-Barceló, desde hace años, en especial con sa madona, Leonor Barceló, y sus hijos.

En esta ocasión, Orozco acudió con su madre, Carmen Ferrón. R.D.