Joan Ferrer, Lizzie Graham y Dani Hernández montaron a lomos de ‘Hey Hey’, ‘Frozen’ y ‘Golosa’. | Pere Bergas

0

Cando cae el sol, con los últimos rayos de luz, los brillantes tonos del día tornan cálidos y todo se transforma. En las viñas de Son Fiol, de Macià Batle, las hojas de la vid resplandecen y los racimos parecen acelerar su proceso de maduración en ese preciso instante. Todo ello es más romántico, si cabe, a lomos de un caballo. Las Bodegues Macià Batle ofrecen una nueva experiencia: una paseo a caballo entre sus viñas.

«Existe una gran afición por la hípica además de una demanda por conocer el mundo del vino. Hemos querido aunar estas dos inquietudes en esta ruta por nuestros viñedos», explica Ramon Servalls, director de Macià Batle.

Con una duración aproximada de tres horas, programada al atardecer y bajo demanda, esta es una experiencia completa. Para empezar, los visitantes pasean por las viñas de Son Llompart, ubicadas en Santa Eugènia; a continuación, los jinetes se dirigen a las bodegas de Santa Maria, donde tienen la oportunidad de realizar una cata de la amplia variedad de vinos denominación de origen de Macià Batle y, por último, se dirigen a Son Fiol donde, tras conocer en profundidad la extensa finca y pasear entre las cepas, concluirán su aventura con un sopar a la fresca de pa amb oli y productos típicos de la Isla.

«Es un privilegio poder ver en primera persona todas las variedades autóctonas, así como las internacionales, que han mejorado el mundo del vino de una forma tan significante», señala Servalls. En los viñedos de Macià Batle los visitantes podrán encontrar uvas Mantonegro, Merlot, Prensal Blanc, Moscatel, Syrah o Cabernet Sauvignon, además de conocer de primera mano sus técnicas de cultivo y producción.

Los équidos provienen de Manacor, de Natura Cavall, especializados en excursiones de larga distancia a caballo; una forma única de descubrir la Isla y vivir la naturaleza en toda su pureza.

Esta actividad está en marcha desde la semana pasada y en un futuro próximo se pretende ampliar la experiencia con una excursión más larga, que puede llegar hasta la Serra de Tramuntana, o con un paseo en carro entre los viñedos.