5

La calvicie o alopecia es un problema de salud bastante común entre nosotros. Al menos un tipo concreto de esta afección puede encontrarse más cerca de ser solucionada según informan las fuentes médicas especializadas. El origen de esta buena noticia para las personas aquejadas de alopecia areata es la inminente comercialización en Europa de un nuevo fármaco, el baricitinib, principio activo de Olumiant, un fármaco fabricado por Eli Lilly and Company, para el tratamiento de la alopecia. Sin embargo, tal y como revela este jueves El País, «no funciona en todos los pacientes» y la caída del cabello podría reaparecer al dejar de tomar el medicamento.

El medio especializado en sanidad Redacción médica es un poco más optimista al plantear que la pastilla contra la calvicie podría desembarcar en Europa en un tiempo aproximado de dos meses después de que el Olumiant, «fabricado por Lilly y de prometedores resultados, ya está aprobado de manera oficial en Estados Unidos» por parte del organismo competente en la materia, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Los especialistas afirman que este medicamento se diseñó en primer lugar para el tratamiento de la esclerosis múltiple, y también se utiliza en los tratamientos de adultos hospitalizados con Covid-19. En Europa, el Comité de medicamentos de uso humano (CHMP), que pertenece a la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), ha emitido una opinión positiva para la nueva indicación contra un tipo concreto de alopecia. Ahora la Comisión Europea (CE) debe dar su beneplácito a la extensión de las propiedades terapéuticas de este compuesto.

El laboratorio responsable del preparado, Lilly, espera la decisión del organismo político comunitario y reseñan que la FDA norteamericana ha contrastado la eficacia y seguridad del fármaco para la alopecia areata con dos ensayos distintos, en los que han participado sujetos con un mínimo de pérdida del cuero cabelludo del 50 %.

Por su parte, el periódico del grupo Prisa apunta a ciertas dudas con respecto a la utilización de este medicamento para tratar la calvicie. En este sentido afirman que «no funciona en todos los pacientes, el cabello se vuelve a caer si se deja de tomar y cuesta hasta 34.000 euros al año tener éxito en un solo caso».