3

Me niego a confinarme porque soy libre; me salto todos los protocolos contra la COVID-19 porque soy libre; me voy de botellón porque soy libre; acudo a locales de ocio a beber, bailar, besar y abrazar porque soy libre; me voy a un macroconcierto y me salto las medidas de seguridad porque soy libre; me fugo del hotel donde tengo que estar diez días por si soy positivo porque soy libre; denuncio que me tienen secuestrado y presento un habeas corpus porque soy libre y están violando mis derechos…

¿Y las obligaciones? ¿Y la responsabilidad? ¿Y el enorme daño que han hecho a Mallorca, a todas las Baleares, arruinando su imagen y con ella a los que viven directa o indirectamente del turismo? ¿Y los daños y perjuicios ocasionados por la anulación de reservas como consecuencia de este macrobrote? ¿Y los gastos ocasionados a la sanidad balear?

Ojalá que los negativos lo sigan siendo, pero una cosa está clara, tanto ellos como sus padres han demostrado una irresponsabilidad total, por no hablar de quienes autorizaron el concierto de la plaza de toros.