El conductor que ha provocado el accidente, sentado en la acera, a escasos metros del Range Rover Sport aparcado en Paseo Mallorca. | Guillermo Esteban

6

Un conductor ebrio ha causado destrozos esta pasada madrugada en un Range Rover Sport que se encontraba aparcado en el Paseo Mallorca de Palma. El accidente se ha registrado en torno a las 2.35 horas. Un joven de 29 años que circulaba en un Peugeot 308 ha perdido el control del vehículo, según han informado fuentes policiales, y ha golpeado el lateral izquierdo del coche que estaba estacionado.

El Peugeot 308 ha acabado en el sentido contrario al tráfico a consecuencia del fuerte impacto. El conductor ha salido del coche por su propio pie y se ha sentado en la acera a escasos metros del Range Rover, que presentaba importantes daños.

Algunos vecinos han escuchado el estruendo de siniestro y han avisado de inmediato a los equipos de emergencias. Efectivos de la Policía Nacional y de la Policía Local de Palma se han desplazado enseguida hasta el lugar de los hechos.

Los agentes municipales, que se han hecho cargo de la confección del atestado, han sometido al conductor a una prueba de alcohol y ha arrojado un resultado positivo de 0,87 ml/g. Una ambulancia también se ha personado en el Paseo Mallorca para atender al joven.