Imágenes del incendio en s'Arenal de Llucmajor. | Redacción Sucesos

2

Un cortocircuito parece ser la causa del incendio que este jueves por la mañana destruyó una planta baja de s’Arenal de Llucmajor y obligó a desalojar a medio centenar de vecinos de dos edificios.

El fuego, tal y como adelantó en su web Ultima Hora, se declaró pasadas las diez y media de la mañana, en el número 62 de la calle Terral. El fuego se propagó por toda la vivienda y las llamaradas salían por la ventana, lo que disparó todas las alarmas. Algunos vecinos corrieron con mangueras para intentar sofocar el fuego, mientras la Policía Local de Llucmajor, los bomberos y la Guardia Civil ponían en marcha un gran dispositivo de auxilio.

La calle fue cortada al tráfico para que los efectivos pudieran trabajar y dos agentes de la Benemérita, jugándose la vida, entraron en la planta baja en llamas para descartar que no hubiera nadie atrapado en el interior. Afortunadamente, los moradores estaban fuera, pero los guardias pudieron rescatar a dos perros y un gato. Uno de los canes, asustado, mordió a uno de los agentes. Mientras tanto, la zona fue acordonada y fueron evacuados dos edificios: el del incendio y el colindante.

En total, medio centenar de vecinos fueron sacados de sus casas por temor a que el fuego se propagara y que la densa humareda provocara intoxicaciones por inhalación de humo. La coordinación entre policías locales, bomberos y guardias civiles, apoyados por Protección Civil, fue notable y consiguieron tener controlada la situación en menos de una hora. Médicos del PAC de s’Arenal y ambulancias del 061 también se desplegaron en la zona para atender a posibles afectados. Algunos vecinos sufrieron un ataque de nervios al ver las grandes llamaradas de la planta baja, pero luego se recuperaron del susto y no fue necesario trasladarlos al hospital. En la primera inspección ocular se detectó una sobrecarga en un enchufe.