Los sanitarios atienden a una de las víctimas tras el atropello a las afueras de una discoteca de s’Arenal en 2019.    | Redacción Sucesos

6

El Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJIB) ha rebajado de 24 a 20 años la pena de cárcel para el joven que atropelló adrede a cuatro adolescentes frente a una discoteca de s’Arenal en 2019.

La Sala de lo Civil y Penal ha estimado en parte el recurso de la defensa del acusado y le impone cinco años de prisión por cada uno de los cuatro delitos por intento de homicidio.

Los hechos se remontan a la 1.30 del 6 de abril. Gerardo J. se encontraba en la discoteca Coco Rico junto a otros amigos. Alrededor de las 3.30, mantuvo una discusión con uno de los perjudicados y un amigo de este se interpuso en la disputa y le instó a salir del establecimiento. Una vez fuera, Gerardo J. y el joven cruzaron la calle hacia la playa y se pelearon hasta que los separaron.

El acusado se subió a un Renault Clio, que conducía un nieto menor de edad de ‘La Paca’, histórica matriarca de Son Banya, y cuando se alejaban del lugar amenazó al chico con el que se había peleado.

El procesado regresó al cabo de 10 minutos, cuando ya había cerrado la discoteca, conduciendo a gran velocidad y en contradirección un Ford Fiesta robado dos días antes.

El conductor se dirigió hacia un grupo de unos 30 jóvenes «con la intención de causar la muerte de las personas allí congregadas», según recoge la sentencia de la Audiencia de Palma. Hizo un trompo y embistió a cuatro chicos, se llevó por delante un árbol y colisionó contra unas vallas. Gerardo J. se bajó del coche, subió al Renault Clio de nuevo y huyó.

El acusado de arrollar a cuatro jÛvenes a las puertas de una discoteca de søArenal

El acusado, a su llegada a la Audiencia de Palma en octubre de 2020. Foto: A. SEPÚLVEDA

El acusado solo respondió a las preguntas de su abogado en el juicio y dijo que esa noche había tomado wiski, marihuana y hachís. Aseguró que fue un accidente: «Me acuerdo que intenté pisar el freno y no respondía». Circuló a 100 km/h y frenó a 20 metros del lugar. El joven negó que hiciera esa maniobra para atropellar a nadie.