El fuego calcinó seis contenedores en la calle Biniamar de Palma. | Julio Bastida

7

Los incendiarios vuelven a las andadas. Agentes del Grupo de Atracos del Cuerpo Nacional de Policía se han hecho cargo de la investigación de una nueva oleada de incendios intencionados en contenedores registrados en varios puntos de Palma. A las 03.10 horas, los equipos de emergencia fueron alertados de que una batería de depósitos de basura, ubicada en la calle Biniamar, estaba envuelta en llamas. El fuego, también llegó a alcanzar a un turismo que se encontraba estacionado correctamente junto a los contenedores.

Rápidamente, agentes del Cuerpo Nacional de Policía, Policía Local de Palma y los Bombers de Palma acudieron al lugar del suceso y sofocaron las llamas. Gracias a la celeridad con la que actuaron los equipos de extinción, el fuego fue controlado y no se propagó al resto de vehículos. En esta ocasión, las llamas alcanzaron también a varios árboles y a la barandilla de acceso al torrente. El foco donde se originó el incendio está situado junto a unas pistas de baloncesto y futbito. A escasos metros, justo delante, hay un centro educativo. Afortunadamente, no hay que lamentar daños personales, pero sí materiales.

Por otra parte, los agentes responsables del caso están analizando dos conatos de incendios que no llegaron a materializarse. El primero de ellos tuvo lugar en la calle Pensament y, el segundo, Amilcar, en la Platja de Palma. En ambos puntos, los funcionarios policiales se han desplazado para tomar muestras y analizar con profundidad lo sucedido.

Desde hace meses, la actividad de los pirómanos es frenética y su afán por la destrucción va en aumento. Los investigadores sospechan que los autores ya no solo se limitan a prender fuego a contenedores. Ahora, los coches abandonados o aparcamientos públicos al aire libre se han convertido en otro objetivo. La Policía Nacional está dedicando un gran número de efectivos e investigadores -de uniforme y paisano- para lograr atrapar a los pirómanos. Al frente del operativo se encuentra el mismo grupo que con tan buenos resultados y efectividad detuvieron a todos los incendiarios en la última oleada de incendios. Cabe destacar la dificultad que representa 'cazar' a los pirómanos dado que la gran mayoría son personas sin antecedentes o enfermos mentales. La colaboración de la Policía Local de Palma es máxima y trabajan conjuntamente con sus compañeros del CNP.