La Associació de Varietats Locals organiza un curso para preservar el grano en los cultivos ecológicos. | Gori Vicens

0

Las condiciones ambientales que tenemos en Mallorca no son nada favorables para la conservación del grano, sobretodo en grandes cantidades. Los productores en ecológico de harina o que cultivan grandes extensiones de xeixa, por ejemplo, o de otras variedades locales de grano, tienen que acondicionar muy bien sus almacenes para que el grano no se pierda, principalmente afectados por hongos o por la aparición de insectos.

Para orientar y facilitar el trabajo de estos productores, y ante la demanda del sector cerealista, la Associació de Varietats Locals de Mallorca (AVL) ha organizado un curso para incidir en cómo prevenir de enfermedades y plagas, y cómo gestionar su conservación en almacenes así como actuar en el campo con las plantaciones.

Las explicaciones, tanto teóricas como prácticas, fueron a cargo del experto y técnico en producción agrícola Roberto Ruíz de Arcaute.

Ruiz ha dado a conocer cuáles son las enfermedades y plagas que afectan a los cereales en cultivo y la repercusión que pueden tener en el almacenaje. Aprender a gestionar estas dificultades en cultivos ecológicos, el manejo de las semillas, de las rotaciones, las técnicas de control de campo y las de gestión de los almacenes de cereales, principalmente trigo, son algunos de los aspectos que se han puesto sobre la mesa al ser los temas que más interesan a nuestros payeses dedicados a este menester.

El técnico Roberto Ruiz de Arcaute impartió unas jornadas.

Respecto cuando el grano ya está en el almacén, según Ruiz de Arcaute, la humedad, la temperatura y la limpieza son tres factores muy importantes. «La humedad del grano tiene que estar por debajo de 14 por cien, a una temperatura constante de 17 grados, de ahí la importancia de poner aparatos de aire acondicionado en las salas donde se conserva, principalmente en grandes cantidades» y, sobretodo, -incide- en la limpieza de los espacios. «No puede haber restos de grano o de harinas, ni semillas rotas; esto puede hacer aparecer insectos que pueden generar otros insectos y afectar el estado sanitario de la semilla», explica. Tampoco puede haber animales, pájaros, «la limpieza es fundamental, es aconsejable poner trampas con feromona», añade.

Sobre el terreno, los participantes han visitado una gran plantación de cereales ecológicos en la finca del Rafal Genàs, en ses Salines, que este año han tenido que regar por aspersión una zona que es la que podrán aprovechar, porque el resto, debido a la gran sequía sufrida, no la podrán aprovechar. En esta finca transforman el trigo xeixa que ellos mismos producen en harina.

Roberto Ruiz ha incidido en la importancia de sembrar el grano muy limpio, muy seleccionado, y mejor si está pasado por la porgadora que la AVL tiene y que hace que las semillas estén muy limpias. «Así, el estado sanitario de estas semillas están en muy buenas condiciones para ser sembrado, y de paso, se va mejorando la calidad. Cuando se cosecha ya no tiene tantas ‘otras’ semillas».