Iratxe Pérez te explica en la sección 'Cajón de sastre' de ultimahora.es qué significa cada dígito que aparece en las coloraciones de cabello. | M. Coeto

0

Muchas personas optan por teñirse el pelo en casa y comprar la coloración en tiendas especializadas e incluso en supermercados. Aunque es una forma económica de tratar la melena, hay que prestar especial atención a todos los números que aparecen en la caja, ya que un error muy común es fijarse únicamente en el primer dígito que indica si el color es moreno o rubio. En el vídeo que acompaña a esta información te explico de forma detallada el significado de cada uno de los números y la importancia de escoger el reflejo adecuado para evitar sustos.

El sistema de numeración de los reflejos va del 1 al 7 e indica el subtono de la coloración que puede ser, entre otros, ceniza, rojizo, violeta, dorado o verdoso. El reflejo más adecuado variará según el tono de base, ya que por ejemplo un rubio con reflejo rojizo se verá pelirrojo. Estos reflejos también nos pueden servir para corregir posibles errores, como por ejemplo neutralizar naranjas. Hay que tener en cuenta que en esta noticia se explica la clasificación general, pero algunas marcas tienen sus propias numeraciones por este motivo se recomienda confirmar las cifras de cada casa antes de adquirir el tinte.

Pero si ya es demasiado tarde y no nos gusta el resultado de la coloración, Garnier explica una serie de remedios naturales para retirar el tinte. Aunque tardarán más en hacer efecto que un extractor de color, estos métodos son más suaves y dañan menos el cabello:
- Aceite de oliva caliente: se debe aplicar desde la raíz hasta las puntas y dejarlo actuar media hora. Además de retirar el color aportará una hidratación extra.
- Vinagre blanco y agua: se mezclan a partes iguales y se deja actuar unos minutos. Ayuda a eliminar impurezas y aportar brillo.
- Zumo de limón con agua templada: se mezcla a partes iguales, se aplica sobre la melena y se expone la cabeza al sol para aumentar sus efectos.
- Champú anticaspa: sus principios activos como el ácido salicílico limpian los poros, frenan la producción de grasa y aceleran la eliminación de la coloración. Eso sí, no se recomienda en las personas con el cabello teñido ya que el tono pierde intensidad.