Antònia Massanet con su ‘Pansobrassada’, que la transporta a su infancia llegando a las raíces más profundas de las ‘matances’. | Julián Aguirre

2

Valladolid se convertirá en la capital universal de la tapa, entre el 6 y 14 de noviembre, para acoger el XVI Concurso Nacional de Pinchos y Tapas y el V Mundial de Tapas Ciudad de Valladolid.

Entre los participantes en el concurso nacional figuran el chef y jefe de cocina del restaurante Sa Punta, en Cala Bona (Son Servera), Andrés Moreno, quien ha vuelto a ser seleccionado para el prestigioso evento de pinchos y tapas.

En ese mismo escenario, Moreno obtuvo el pincho de bronce en 2018, y en esta ocasión, en su pequeña propuesta gastronómica rinde homenaje a las abuelas mallorquinas con ‘El capricho del dimoni’. Una tapa elaborada a base de brownie de tomate con foie y chocolate negro. «Quiero reconocer la labor de todas aquellas abuelas que alargaban la vida de los productos de temporada a base de confitarlos y elaborar las conservas», comenta Andrés Moreno, quien también dedica la tapa a su esposa, Josefina, y sus dos hijos, Joaquín y Andreu. La tapa es presentada en siurells de dimonis de Artá, de Manacor y el típico de Marratxí.

El chef Andrés Moreno con sus ‘siurells’ y ‘El capricho del dimoni.’

La cocinera mallorquina Antònia Massanet, residente en Barcelona, también participa en el concurso nacional, en representación de la prestigiosa pastelería Escribà, de la Ciudad Condal.    Antònia Massanet presenta ‘Pansobrassada’. «Con esta tapa de sobrasada de porc negre autóctono de Mallorca quiero dar visibilidad a las matanzas y los embutidos que tanto nos caracterizan». La tapa es un trampantojo de pan con sobrasada con galleta de carquiñolis y migas de chocolate de almendras mallorquinas por dentro, sobre una mini sobrasada de isomalt rellena de sobrasada caramelizada.

Antònia Massanet, a sus 24 años de edad, además de trabajar en la pastelería Escribà, es cocinera en el restaurante Nacional de Barcelona, junto a sus mentores Anna Stanny y Michel Gradeler.